Biografías

Olive Oatman, la historia detrás de un tatuaje


Los Mojave se convirtieron en su familia. Olive Oatman, la mujer del tatuaje azul en la barbilla fue esa joven que vivió cerca de 5 años entre un pueblo indígena que la trató como una más. Siguió sus costumbres tribales, vivió sus carencias, sus ritos, aprendió su lengua y durante todo ese tiempo, fue feliz. La historia que hay detrás de este rostro enigmático y bello, es sin duda una de las más fascinantes que podamos conocer. La misma que viene recogida de manera exhaustiva en un trabajo imprescindible: The BlueTattoo: The Life of Olive Oatman (2009).

olive-oatman

El viaje de los Oatman, el sueño que acabó en masacre

Olive Oatman nació en Illinois en 1837. Tenía siete hermanos y formaba parte de una familia de religión mormona que aspiraba a encontrar un nuevo hogar cerca de California. Tenía trece años cuando sus hermanos y sus padres, emprendieron un largo viaje, una expedición casi imposible encabezada por Brigham Young, el líder mormón de Salt Lake City, Utah.

El viaje de los Oatman, el sueño que acabó en masacre

Eran cerca de 90 personas. Hombres, mujeres niños, ancianos… Una auténtica expedición de colonos que partieron de Missouri el 5 de agosto de 1850, rumbo al Río Colorado. Ahora bien, el viaje no fue fácil en ningún momento. Surgieron diferencias, de modo que el grupo terminó separándose en Santa Fe, en el territorio de Nuevo México.

Cerca de Socorro, el padre Olive, Royce Oatman, decidió tomar el mando de los carros para recorrer un trayecto áspero y dificultoso para llegar a la desembocadura del río. Ahora bien, al llegar a Maricopa Wells, se adentraron sin saberlo en un área hostil. En una auténtica trampa. Nadie les avisó de que esas, eran tierras frecuentadas por pueblos indígenas, por comunidades poco amistosas.

Nadie les avisó que esas, eran tierras frecuentadas por pueblos indígenas, por comunidades habituadas a atacar a los colonos.

Los Yavapai aparecieron en un frío amanecer del 18 de febrero de 1851. El grupo de mormones fue sorprendido y atacado a orillas del río Gila al este de lo que hoy es Yuma, Arizona. La sangre y la violencia lo tiñó todo al instante. Los padres de Olive Oatman, Royce, Mary y cuatro de sus hermanos fueron asesinados de forma sanguinaria. Su hermano mayor, Laurence, pudo arrastrarse y esconderse medio herido, haciéndose el muerto después, mientras era testigo de algo. De cómo se llevaban a sus dos hermanas pequeñas: Olive y Mary Ann.

La vida con los Yavapai y el rescate de los Mojave

Olive Otman y su hermana Mary Ann, de siete años, estuvieron cautivas durante cerca de once meses. Los yavapai no eran un pueblo afable. No lo eran porque su vida era dura. La comida era escasa, el clima árido y los recursos mínimos. De manera que ambas niñas tuvieron que trabajar, buscar comida, leña, traer agua…

Olive era fuerte, y aguantaba bien el trabajo, al igual que el maltrato físico. Su hermana, en cambio, apenas podía resistirlo. El hambre, las inclemencias y el miedo la enfermaban a menudo y la debilitaban cada vez más. Un año más tarde, un grupo de indios de Mojave visitó la aldea de Yavapai. Era común entre los pueblos indígenas hacer intercambios y negocios esporádicos. Fue en ese momento cuando Espianola, el líder líder tribal de Mojave se fijó en aquellas dos niñas. No pudo evitar apiadarse de su estado y regateó por ellas.

Dio a cambio tres caballos y pudo llevarse con él a aquellas dos niñas blancas famélicas y enfermas. Los Mojave no solo eran más prósperos que los Yavapai. También eran más nobles, hábiles para el cultivo y respetuosos con los otros pueblos nativos. De ese modo, Olive Oatman y su hermana contaron finalmente con el afecto sincero de el líder de los Mojave y su esposa, quienes las acogieron como a sus propias hijas. Así, y siguiendo las tradiciones locales, ambas pequeñas fueron marcadas con unos tatuajes en la barbilla. Era una práctica que se realizaba con el jugo azul indeleble de un tipo de cactus.

El rescate y el retorno al mundo “civilizado”

Laurence Oatman, el hermano de Olive y Anne no había dejado de buscarlas en esos cinco años. Tras la masacre de los Yavapai, el joven, se resistía a abandonar su propósito por hallar a las única familia que podía quedarle con vida. Era incapaz de imaginarlas muertas, incapaz de pensar que nunca volvería a verlas. Lamentablemente, la pequeña Marie Anne, acabó falleciendo. Era de constitución débil, y a ello se le sumaba el trauma por haber presenciado el asesinato de su familia. Olive en cambio, se había adaptado perfectamente al pueblo Mojave, hasta el punto de no desear otro forma de vida, otra tierra y otra gente con la que estar.

Las noticias de que una chica blanca convivía con los Mojave no tardó en llegar hasta las autoridades de Fort Yuma. Fue reclamada. Se envió una expedición y un grupo de soldados acompañados por otro indio nativo, llegaron para reclamarla. Para devolverla a su “mundo civilizado”.

Sin embargo, las noticias de que una chica blanca convivía con los Mojave no tardó en llegar hasta las autoridades de Fort Yuma. Fue reclamada. Se envió una expedición y un grupo de soldados acompañados por otro indio nativo, llegaron para negociar por ella. Para devolverla a su “mundo civilizado”. Espianola y Aespaneo, los padres adoptivos de Olive no pudieron hacer nada a pesar de oponerse de todas las maneras posibles. Debían dejarla ir o al poco, llegaría un ejército armado.

De manera que una fría mañana de febrero, Olive Oatman fue escoltada por el ejército y acompañada por Topeka, su hermanastra mojave, hasta Fort Yuma, donde la aguardaba su hermano. Dejar ir a la que había sido su familia aquellos últimos años, fue traumático para ella…

olive-oatman

La dama triste del tatuaje azul en la barbilla

Desconocemos qué pasó por la mente de Olive al regresar en 1858 a Nueva York. Lo primero que hicieron con ella fue vestirla, peinarla y desprender de su cuerpo todo vestigio de su vida con el pueblo de los Mojave. No obstante, nada se pudo hacer con el tatuaje de su barbilla. Y aún menos con sus recuerdos, con ese afecto indeleble por los que acababa de dejar que, como un nuevo tatuaje invisible, se quedaría para siempre en lo más profundo de su corazón…

La sociedad estaba ansiosa por conocer más datos sobre ella. El Reverendo Royal Stratton fue quien se ocupó de su transición, de ayudarla a pasar junto a su hermano del mundo de los Mojave hasta la alta sociedad neoyorquina. Y no dudó en aprovechar a su vez aquella oportunidad. Escribió un libro relatando las experiencias que Olive le fue explicando al cabo de unos meses. De ese modo, Life Among the Indians: Cautivity of the Oatman Girls, se convirtió en todo un best-seller. Se vendieron tres ediciones en solo un año.

Parte de las ganancias de ese libro le fueron concedidas a Olive Oatman.<strong> Se pagó su educación e incluso sus estudios universitarios.</strong> Se convirtió en una mujer cultivada que no temía llamar la atención con su tatuaje, y que siempre habló bien de su vida con los Mojave. No obstante, su realidad personal cambió bastante cuando en 1865 contrajo matrimonio con John Fairchild, un rico ganadero

Su esposo, dispuso que no se conservara ni una de las copias del libro que se había escrito sobre ella. Le ordenó que no hablara ni nombrara ningún hecho sobre su vida con los Mojave. Olive Oatman se guardó para ella esos cinco años de su vida. Los conservó en un rincón privado de su ser al que seguramente, acudía frecuentemente. Se dice que era común verla pasear con un frasco de avellanas, un alimento básico para los Mojave y una pequeña costumbre que jamás abandonó.

La mujer del tatuaje azul en la barbilla, se convertiría entonces en una dama elegante y siempre reservada, de expresión triste que pasó el resto de su vida de forma discreta en un rancho. Adoptó una niña y seguramente, le contó en secreto y a media voz, las vivencias y aprendizajes que los Mojave le transmitieron. Olive fallecería a los 65 años de un ataque cardíaco. Está enterrada en el West Hill Cemetery en Sherman, Texas.

La ciudad de Oatman, Arizona, lleva su nombre en su honor.

*Bibliografía:

  • Miffit, Margon (2009) The BlueTattoo: The Life of Olive Oat

 

Categorías:Biografías

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s